Maria Alejandra Campos - Ideeleradio
Maria Alejandra Campos - Ideeleradio

El gran reto

Ideeleradio.- Al presidente Martín Vizcarra le será difícil poder articular la agenda del Poder Ejecutivo con la del Parlamento, porque no tiene una bancada ni herramientas constitucionales que obliguen al Congreso a sumarse al enfoque del Gobierno, opinó la politóloga María Alejandra Campos.

“[Políticamente] no solo no la tiene fácil, la tiene difícil [en su relación con el Legislativo]. Creo que este Congreso va a ser, sin duda, menos obstruccionista que el anterior en el sentido de que va a ser menos agresivo en la forma en la que se enfrenta contra el Gobierno, no va haber interpelaciones no va a haber censuras, pero el Gobierno no tiene manera de articular su agenda con la del Parlamento y ese es un problema serísimo”, dijo en diálogo con Ideeleradio.

La analista recordó que, actualmente, ya hay tres temas que ya están generando conflictos entre el Legislativo y el Ejecutivo, como el proyecto de ley de control concurrente en las inversiones del Estado, el tema del retiro de un monto o porcentaje del fondo de las AFP, y la llamada Ley de Protección Policial.

Indicó que la gestión de Vizcarra Cornejo tiene el gran reto de poder coordinar con el Congreso y evitar que sus agendas sean contradictorias. Subrayó que le va a costar al presidente lograr ese objetivo, porque no tiene un solo congresista.

“A pesar de tener un presidente muy popular y un Congreso desconocido, los dos poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, tienen el mismo peso en nuestra constitución. Entonces, Vizcarra se está enfrentando contra un enemigo que le puede jugar de igual a igual”, manifestó.

El Congreso en bloque

Argumentó que, a diferencia del anterior, si bien el actual Congreso está fragmentado por la cantidad de bancadas que existen, hay pocas diferencias en los lineamientos, por ejemplo, de cuatro grupos parlamentarios. Apuntó que el jefe de Estado tiene al frente al Congreso en bloque.

“Es muy difícil [saber cómo actuará], porque en el Congreso anterior tenía un enemigo claro que era la bancada fujimorista y sus satélites con bancadas cercanas como el Apra o Unión Republicana, y tenías a una oposición que hacía de oficialismo como el Partido Liberal, Nuevo Perú e incluso Frente Amplio. Vizcarra tenía cierto eco en el Parlamento”, refirió.

“Hoy el Congreso es bastante homogéneo y cohesionado, a pesar de estar fragmentado en cuanto a cantidad de bancadas, porque en la Mesa Directiva hay cuatro bancadas que se diferencian muy poco, y por ende el presidente no se enfrenta contra un segmento del Parlamento sino con todo el Congreso en bloque”, señaló.

Herramientas constitucionales

Explicó que otro punto a analizar es que hoy el mandatario no tiene herramientas constitucionales que le puedan servir en la práctica para poder lograr sus objetivos en su relación con el Parlamento.

“A Vizcarra ya no le queda herramientas constitucionales para presionar al Legislativo porque la posibilidad de disolverlo no existe. Puede plantear cuestión de confianza, pero sabe que es un recurso retórico más que práctico. Realmente no tiene cómo obligar al Congreso a sumarse a su agenda”, acotó.

Finalmente, sostuvo que la calidad de la representación parlamentaria no cambiará mientras exista una clase política y un sistema electoral precarios.

“Hay muchas diferencias, sin embargo, lo que no cambia es que tenemos una clase política y un sistema electoral precario. No podemos esperar resultados significativamente distintos si es que las reglas del juego siguen siendo las mismas. Por eso era tan importante la reforma política que no se concretó y dudo mucho que se concrete con este nuevo Congreso”, declaró.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments