César Landa - Ideeleradio
César Landa - Ideeleradio

 

Regalo prenavideño

Ideeleradio.- Que el Tribunal Constitucional haya admitido la demanda competencial presentada por Pedro Olaechea, ha sido un “regalo prenavideño” para quienes la respaldan, porque no correspondía darle ese trámite, dijo el exmagistrado César Landa, al considerar que, desde el punto de vista jurídico, el presidente de la Comisión Permanente no tenía legitimidad procesal.

“Creo que ha habido una actuación magnánima, generosa, de deferencia, sin ningún tipo de obligación por parte del TC, otorgándole la admisión de la demanda, pero asimismo la medida cautelar ha sido rechazada porque no hay visos de verosimilitud de urgencia ni tampoco que sea una medida que vaya a hacer reversible la convocatoria a elecciones para el 26 de enero”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Ha sido muy generoso el Tribunal Constitucional [al admitirla], interpretando flexiblemente el Código Procesal y la Constitución para permitirle aceptar su demanda. Ha sido un regalo prenavideño, literalmente, porque no le corresponde”, agregó.

Principio de elasticidad

Remarcó que, si bien el TC ha sido bastante generoso al admitir la demanda, esto no genera ningún derecho adicional o potestad al solicitante, más allá del que se haya admitido el recurso. Anotó que Olaechea Álvarez Calderón no actúa en nombre del Pleno y que por eso el pedido debió ser desestimado.

“Uno diría que desde el punto de vista jurídico estricto no hay legitimidad procesal porque [el solicitante] no actúa en nombre del Pleno, y, en segundo lugar, acompaña la firma de un abogado que no es procurador, y la Constitución señala que los procuradores son los que defienden los intereses jurídicos del Estado. Por lo tanto, hay un tema de usurpación pendiente”, refirió.

Landa Arroyo consideró que el Tribunal Constitucional (TC) optó por dar preferencia a los aspectos sustantivos y no los procesales, al aceptar discutir la demanda competencial. Dijo que en el TC ha habido una flexibilización y una apertura, y no la rigidez formal de los requisitos.

“Da la impresión de que han tratado de utilizar ciertos argumentos que prevé el Título Preliminar del Código Procesal, más parece ser un principio de elasticidad, que dice el artículo 3 del Título Preliminar que el TC da preferencia a los aspectos sustantivos que a los procesales, en la medida que se garantice la supremacía constitucional y se respete los derechos fundamentales.”, aseveró.

“Evidentemente el TC ha asumido competencia sobre esta demanda que estaba siendo discutida en torno a su legitimidad, en tanto que el pleno del Congreso no existe como para autorizar al presidente de la Comisión Permanente a presentar una demanda competencial sobre la decisión del Gobierno de asumir que hay una segunda negación de confianza y, por tanto, disolver el Congreso”, señaló.

Reconoció, finalmente, que un tribunal constitucional no solo busca resolver causas, sino también pacificar conflictos, ordenar y racionalizar.

“En ese sentido, parece que ha asumido esta postura que tiene más una consideración político constitucionales de definir cuáles serían los ámbitos en los que la reforma constitucional sería válida si es el que el Ejecutivo lo plantea como cuestión de confianza”, manifestó.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments