La justicia intercultural

Ideeleradio.- La Sala Penal de Apelaciones y Liquidadora de Bagua ha dado muestras de de respetar las garantías del debido proceso y ha entendido que no estamos juzgando a una organización criminal, sino a miembros de las comunidades indígenas, afirmó Juan José Quispe, abogado del IDL, tras señalar que dicho juicio estaría culminando el 2020.

Fue al comentar la audiencia de instalación del juicio por el denominado Baguazo, respecto a los hechos que ocurrieron en la Estación 6 de Petroperú, el 5 de junio del 2009, donde murieron 10 policías.

“[¿Hay las garantías para un debido proceso?] Están los intérpretes awajún y wampis, quienes son la principal garantía para un juicio contra miembros de comunidades indígenas. El tribunal ha dado muestras muy claras de que se va a respetar las garantías del debido proceso y está entendiendo que no estamos juzgando a una organización criminal, sino a miembros de la comunidad indígena con un tratamiento especial”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No solo a nivel de las leyes, porque el Poder Judicial tiene disposiciones claras de cómo debe ser la justicia intercultural para miembros de comunidades indígenas. […] De acuerdo a como está previsto en el tribunal, este juicio podría culminar en casi dos años”, manifestó.

Variación de detención

Por otro lado, el letrado indicó que se ha solicitado la variación de la detención por comparecencia de cuatro líderes indígenas, bajo el argumento de que afrontan un indebido pedido de requisitoria.

“Hemos presentado a la Sala, a cuatro miembros de comunidades indígenas poniéndolos a disposición para que le varíe su mandato de detención que estaba desde el mes de junio del 2009. El tribunal nos escuchó acuciosamente sobre los fundamentos por los cuales nosotros consideramos que no debe mantenerse esas medida tan gravosa”, mencionó.

“Consideramos que se debe aplicar el Convenio 169 de la OIT que establece claramente que el tribunal que esté juzgando a miembros de las comunidades indígenas deben buscar medidas alternativas al encarcelamiento”, indicó.

Una turba tomó el control

Además, mencionó que hay testimonios que señalan que los líderes indígenas realizaban una protesta siempre pacífica, y que fue una turba —un grupo distinto— la que tomó el control de la Estación 6.

“Los líderes de la protesta estuvieron haciendo su protesta pacífica dentro de la Estación 6 y cuando se inicia el desalojo en la Curva del Diablo, una turba ingresa, e inclusive hay un líder indígena muerto, toma el control de la estación, y son ellos los que terminan ultimando a los policías”, manifestó.

“Al tribunal se le ha dado esos alcances y al gerente general de la Estación 6 dice lo mismo, y los policías sobrevivientes también. Se puso a los indígenas como unos caníbales que no respetan el derecho de nadie, y hasta ahora la historia está cambiando y viendo que personas están injustamente [en el juicio y] han tenido un mandato de detención”, precisó.

Más en Ideeleradio

Comments

comments