Pedro Barreto - Ideeleradio - Foto: Arzobispado de Huancayo
Pedro Barreto - Ideeleradio - Foto: Arzobispado de Huancayo

Es un mensaje para el Estado

Ideeleradio.- Tras su visita a Madre de Dios, el mensaje del papa Francisco es que la Iglesia y el Estado tienen que encaminarse en el cuidado de la vida y del entorno natural de la Amazonía, sostuvo el obispo metropolitano de Huancayo, monseñor Pedro Barreto, tras resaltar el interés del sumo pontífice por la amazonía y los pueblos indígenas.

“Personalmente, creo que el mensaje del papa ha sido una reconfirmación de que la Iglesia tiene que encaminarse en ese cuidado de la vida y del entorno natural, pero lo más importante ha sido que una joven asháninca le dijo al papa: ‘gracias, porque con su presencia usted nos esta diciendo que existimos y que somos importantes’”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Y el papa lo dijo, que quería empezar su visita al Perú en Puerto Maldonado, en el corazón de la amazonía. Entonces, yo creo que tenemos mucho trabajo que hacer no solamente como Iglesia, sino también en el ámbito político y en el ámbito económico, porque la amazonia no es tierra de nadie”, subrayó.

Fue un mensaje de esperanza

En otro momento, el obispo de Huancayo señaló que el mensaje del sumo pontífice en Madre de Dios fue de esperanza. Indicó que el discurso en Trujillo hizo hincapié en la necesidad de combatir la delincuencia y la corrupción.

“Puerto Maldonado ha sido una opción clara no solamente del papa Francisco, sino de la Iglesia, la de poner a los más desprotegidos de la sociedad peruana y también de la sociedad latinoamericana  —me refiero a la amazonía, me refiero a aquellas culturas ancestrales— que han estado viviendo con su sabiduría esta trascendencia que ellos viven, con relación con la tierra, en relación con el agua y en relación también entre ellos mismos. Fue un mensaje de esperanza”, refirió.

“En Trujillo nos dijo claramente que el único camino para salir de esta ciénaga de la corrupción, la delincuencia es Jesús. Y en Lima, más bien fue apoteósica su participación donde más de un 1 millón y medio de personas —algunas personas hablan de un millón 700 mil— con que fervor esperaron horas y horas para escuchar las palabras del vicario de Cristo”, acotó.

Más en Ideeleradio

 

Comments

comments