Patricia Balbuena (Foto :Andina)
Patricia Balbuena (Foto :Andina)

 

Ideeleradio.- Hay más de 6 millones y medio de hogares que requieren de la protección del Estado y por eso se vienen trabajando nuevos criterios para mejorar la focalización de la población más vulnerable, refirió  la viceministra de Prestaciones Sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Patricia Balbuena.

“En el Midis, antes de la epidemia, estábamos trabajando junto con el INEI en tratar de crear una nueva medición, basado en otro tipo de dimensiones y ahí está el concepto de vulnerabilidad habíamos hecho un cálculo de cuántos hogares están en ese riesgo. Ya no son pobres, pero lo son potencialmente y están en riesgo de volver a caer en la pobreza, porque su situación de informalidad o acceso a servicios es tan precario, que los puede hacer volver rápidamente […]”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.  

“[…] El registro universal que estamos haciendo con INEI y Reniec. Ahí hemos registrado que estos criterios que teníamos para focalizar necesitamos ampliarlos y pasándolos a otros criterios de vulnerabilidad. Ahora este registro que vamos hacer con este empadronamiento que estamos calculando de 2.3 millones de hogares nuevos que se incorporen. Entonces, estamos hablando de aproximadamente de 6.5 millones de hogares,  solo de hogares que requieren protección del Gobierno, del Estado”, manifestó.

Bono universal

Sostuvo, al respecto, que el tema del bono universal es importante, porque va a permitir identificarlos e incorporarlos a los programas de protección social del Estado.

“Este empadronamiento nos muestra que hemos extendido 4.5 millones con el bono independiente, con el bono de 380, con el  bono rural,  pero hay aproximadamente 2 millones de hogares que no están en estas categorías,  pero que ahora requieren de ser atendidos. Por eso, este bono universal es importante, porque no solamente sirve para que le entreguemos el subsidio, sino básicamente sirve para identificarlos e incorporarlas a las políticas de protección social y a los programas que tenemos que desarrollar”, aseveró.

“Estamos hablando ya con el bono universal de 3.5 millones de hogares que tenemos que atender no solamente con este subsidio con todas las intervenciones  y justamente en el Midis estamos trabajando este plan de protección social para atender 6.5 millones que es inmenso”, anotó.

Debilidad: inclusión financiera

La funcionaria dijo que el Midis se ha tenido que adaptar al ritmo de esta emergencia para responder a una protección social de inmediato y a corto plazo, en un contexto en que la inclusión financiera es una debilidad al momento de definir la entrega de los bonos que ha venido entregando el Gobierno.

“La medida a corto plazo que se identificó era el tema de garantizar el reemplazar el ingreso diario de las personas por un tipo de subsidio, que permitiera el sostenimiento de la alimentación principalmente de la población y mucho más en el país, con un problema tan grande como la informalidad. Hemos tratado de entender, y estamos atendiendo con el bono 380, el bono [para el independiente] informal, que estamos pronto a empezar el despliegue de pago, a aproximadamente 4.5 millones”, refirió.

“Esto ha sometido una presión al propio ministerio como al Ministerio de Trabajo a algo que no estábamos acostumbrados en esa dimensión, es decir, hacer una operación de ese tamaño y esa complejidad con una debilidad en el tema de la inclusión financiera en el país, y problemas estructurales que saltan, y eso nos ha dificultado el llegar rápido o el desplegar otras formas de pago, pero creo que estas son medidas que eran necesarias”, puntualizó.

Manifestó que, en ese escenario, el Ejecutivo optó por incluir básicamente modalidades de cobro del bono que no permitan la interacción, cajeros ni agentes, y definió el tema de la banca celular.

“Hay aprendizajes que son operativos y de rápida decisión, y que uno puede corregir de inmediato, hemos tratado de corregir en el primer tramo del bono 380 y hemos tratado de incluir básicamente modalidades de banca que no permitan la interacción, cajeros ni agentes, o sea el tema de la banca celular. Hemos incluido otras modalidades de pago en el aprendizaje operativo, pero también hay otros tipos de aprendizajes”, aseveró.

Fuentes de información

Explicó que al momento de focalizar al sector de beneficiarios de la entrega de subsidio se hizo en el marco que la información existente recolectada a través de servicios administrativos referidos a la clasificación socioeconómica de la población.

“Hemos estado usando nuestro sistema de información para capturar ese dato y poder hacer esa clasificación que nos servía a los programas, pero cuando de pronto tienes una epidemia, que en realidad golpea, no solo a los que son los más pobres en nuestro sistema, en nuestra calificación de pobreza, basada en ingresos monetarios y consumo, nos damos cuenta que hay un grupo de población que no ha podido ingresar a los sistemas, que no lo tenemos registrado, porque principalmente los programas sociales en su gran mayoría no están concentradas en las zonas urbanas, están en las zonas rurales”, remarcó.

“En el Midis los programas que tenemos casi todos son programas rurales, no teníamos la información actualizada ni tampoco la experiencia para enfrentar unas medidas que nos enfrentaran con un mundo que es lo urbano, con la informalidad, con tener poblaciones o asentamientos humanos completos que se han ido constituyendo en un año o dos años anteriores, porque toda esta información por ejemplo el censo fue recogido en el 2017, pero es la fuente de información que usamos, pero en esos dos años se pueden haber creado un número de asentamientos humanos o crecimiento poblacional que no podemos dimensionar. Entonces, llegamos siempre como atrasados al recojo de información y enfrentar el gran problema de lo urbano. Lo urbano es totalmente distinto a lo rural”, concluyó.

Más en Ideeleradio

Comments

comments